¡Por fin! Una Victoria que Vale Por Elvira Arellano

Posted on June 20, 2012

0


¡Por fin! Una Victoria que Vale

Por Elvira Arellano

 

Hemos enfatizado la moratoria no solo para proteger a los indocumentados sino también porque tal demanda es la única manera de convencer al Congreso que apruebe la reforma.

 

El anuncio de parte del presidente que va a permitir que casi un millón de jóvenes soliciten un aplazamiento de dos años de acción por su situación migratoria, aplazamiento que puede inclusive renovarse, además de un permiso de trabajar, es una victoria importante para nuestro movimiento. Los elegibles deben no haber cumplido 30 años de edad, deben haberse traído a este país antes de cumplir 18 años, y haber estado viviendo en los Estados Unidos por cinco años por lo menos. También deben estar estudiando o haber recibido una diploma de secundaria (o sea bachillerato, en términos mexicanos). Los que actualmente se encuentran acusados formalmente de delitos migratorios podrán solicitar el aplazamiento inmediatamente. Los demás deben esperar 60 días para que se establezca el proceso de tramitar las solicitudes, por parte del Departamento Federal de Servicios de Ciudadanía e Inmigración.

La Familia Latina Unida fuimos los primeros para iniciar la campaña para lograr lo que la administración ahora califica como “la discreción procesal” (prosecutorial discretion), en noviembre de 2010. Trabajando con el Congresista Gutiérrez, llevamos la campaña por lo largo y ancho del país y hasta los portales de la Casa Blanca. El lector quizás se acordará que durante un año entero, la respuesta del presidente fue “No dispongo de los poderes de hacer lo que me exigen”. La presión constante, y el hecho de que se acercan las elecciones, cambiaron su forma de pensar.

Mientras que estamos muy contentos con las protecciones que hemos logrado para los indocumentados, por primera vez en casi 20 años, espero que el movimiento entienda la estrategia que hemos seguido. Desde el junio de 2007, la Familia Latina Unida ha estado organizando para que el presidente implementara una moratoria sobre las deportaciones, para durar hasta el momento en que el Congreso apruebe una reforma integral de las leyes migratorias. Hemos enfatizado la moratoria no solo para proteger a los indocumentados sino también porque tal demanda es la única manera de convencer al Congreso que apruebe la reforma.

Jamás será posible convencer a los republicanos, y unos cuantos demócratas, que básicamente desean ver a los inmigrantes expulsados del país, apoyar una reforma migratoria si la percepción de ellos es que comoquiera, están logrando su meta de deportar a millones. La manera de negociar aumentos salariales con el patrón prometiéndole una labor más fuerte, uno negocia por el medio de la amenaza de una huelga.

Si podemos usar la fuerza del voto latino, junto con nuestros compañeros de coalición en los sindicatos y las iglesias, para continuar y expandir la moratoria sobre deportaciones que acabamos de ganar, luego vamos a obligar a los republicanos que acepten una mesa de negociaciones, y obtendremos un cambio en las leyes.

La Familia Latina Unida, a veces por si sola, se mantuvo fuerte con la demanda de la moratoria durante años. Fue nuestro reclamo fundamental cuando yo estaba en el santuario en la iglesia. Me dan mucho orgullo las familias que se han mantenido fuertes en la lucha, y los jóvenes que crecieron en el movimiento y lo han llevado a un plano más alto. También me da orgullo el congresista Gutiérrez, quien también a veces tuvo que destacarse solo en esta lucha.

El movimiento ya tiene muchas tareas que hacer para ayudar a la gente, para que sepa aprovechar de los beneficios que han logrado por medio de la lucha. Aun así, esta victoria sencillamente debe servir para alentarnos para exigir más. Si se pueden conceder permisos y aplazamientos a personas que llegaron antes de cumplir 18 años de edad, también estas cosas pueden concederse a los padres indocumentados de niños que son ciudadanos estadounidenses.

En proporción que vamos ganando protección para cada vez más personas, tanto más probable es que podemos obligar al Congreso a que aprueba la reforma migratoria integral. Vamos por el camino correcto. ¡Mantengan la presión!

Advertisements
Posted in: Uncategorized