Las Piedras Angulares

Posted on June 23, 2012

0


Las Piedras Angulares

           Quinta semana en la temporada de Pentecostés

en la Iglesia en la lucha

“la piedra que los constructores tiraban se convertirá en la piedra angular”.

 

Bienvenidos a la verdad de Jesucristo.

Quiero comenzar haciendo algunas observaciones sobre algunos acontecimientos políticos que sucedieron esta semana – y qué lecciones debemos extraer de ellas.

Recordarán que por los últimos dos años, enfrentamos una situación difícil. Por un lado, Presidente Obama había traicionado su promesa para nosotros y deportó a más personas que cualquier otro presidente en la historia de los Estados Unidos. Por otro lado, el candidato republicano a la presidencia prometió hacer aún más daño a nuestras familias. Mucha gente nos dijo que si hemos criticado y organizado contra el presidente nosotros seríamos responsables por la elección de Romney que derribará más opresión sobre nuestras cabezas. Ésta fue la situación que nos enfrentamos.

Decidimos elegir el camino de la verdad en vez del camino de la política. Presionábamos a Obama con la verdad: la verdad de su promesa rota, la verdad que él estaba destruyendo las vidas de cinco millones de niños ciudadanos estadounidenses con sus padres indocumentados y casi un millón jóvenes indocumentados que fueron llevados a ésta país como niños. Dijimos la verdad que él estaba destruyendo familias trabajadoras que han recibido aquí la bienvenida por los empleadores después de que fueron expulsados por las políticas de Estados Unidos en México y América Latina. Cuando quedó claro que los republicanos controlaron el congreso, y que no pasarían legalización sobre inmigración, hicimos la llamada a Presidente Obama que debe usar su poder ejecutivo para detener las deportaciones. Cuando se negó, presionábamos más y recorrimos toda la nación y decimos la verdad. Elegimos decir la verdad en vez de jugar la política. ¿Qué pasó?

El agosto pasado, el presidente concedió a nosotros la política de discreción procesal. Cuando la Secretaría de Seguridad Nacional (Homeland Security) no cumplió plenamente esa política trajimos nuevamente la verdad ante la nación. Finalmente, el presidente comenzó a poner la política en práctica y luego hizo más, concedió a nuestra demanda de dar un millón de personas menores de treinta años, que llegaron aquí antes de dieciséis años, protecciones migratorios renovables y permisos de trabajo de dos años.

Ahora ganamos estas concesiones porque luchamos con la verdad. ¿Qué sucedió a la campaña de Barack Obama para la presidencia? Setenta por ciento de los votantes apoyaron su decisión. Más importante aún, el noventa por ciento de los Latinos apoyaron con entusiasmo su posición y las encuestas muestran que él ganará más del setenta y cinco por ciento de los votos latinos DEBIDO A ESAS DECISIONES, que debería ser suficiente para que él gane las elecciones. Nos forzábamos a Obama detener a muchas de las deportaciones Y hemos hecho un gran aporte para detener la elección de Romney. Resolvimos la contradicción caminando en el camino de la verdad.

La Escritura de hoy dijo “la piedra que los constructores tiraban se convertirá en la piedra angular.” Obama quería deshacerse de los indocumentados y sus familias, ¡pero ahora se han convertido en la piedra angular de su campaña! Eso es lo que caminar en la verdad nos trajo. Hoy quiero refleccionar más acerca de esto y lo que significa para la forma en que vivan sus vidas.

 

Estamos en la temporada de Pentecostés. Hemos llegado aquí a través de la traición y la crucifixión de nuestras familias. Y hemos sentido el Espíritu Santo. Los discípulos han reunido y han salido a las calles para proclamar la verdad de Jesucristo, la verdad que los sacerdotes y los romanos conspiraban para matar a un hombre inocente, un verdadero hijo de Dios Todopoderoso.

Curaron a un lisiado en el nombre – y la verdad – de Jesucristo. Por este milagro y por decir la verdad, fueron detenidos, pero fueron liberados porque la gente había visto el milagro.  Cada noche los discípulos reunieron en oración. Cada día salieron y sanaron a más personas. Fueron detenidos nuevamente, y nuevamente fueron puestos en libertad, porque la gente respondió a la verdad. Ves, Jesús era la piedra que los constructores se tiraban, y cuando se les dijo la verdad, se convirtió en la piedra angular que les protegían.

La gente quería ser sanado. Ellos querían ser perdonados por permanecer silenciosos y en miedo cuando los sacerdotes traicionaron a Jesús y los romanos lo crucificaron. Ellos se acercaron y fueron bautizados por los miles pero tenían miedos a participar abiertamente en el trabajo y el testimonio de los discípulos.

Y entre los que se unieron a los discípulos, no todos estaban comprometidos. Ananías les dijo a los discípulos que él y su esposa estaban vendiendo un pedazo de propiedad y dando el dinero a la misión. Pero mintieron. Sólo dieron la mitad del dinero de la venta. No fueron comprometidos con la venta de su propiedad. Pero ellos fueron obligados a decir la verdad. El Espíritu Santo era muy fuerte entre los discípulos y cuando Ananías mintió, cayó muerto. Todavía, al día siguiente, la curación siguió.

 

Nosotros mismos recibimos algo de curación esta semana. Hace dos años empezamos con la campaña para el programa de cuatro más uno (4+1) para obtener veinte. Empezamos a luchar por dos madres maravillosas que necesitaban transplantes. Eran las piedras indocumentadas que los constructores querían tirar.

Marchábamos al Centro Médico Rush y celebrábamos una Posada. Teníamos una recepción y uno de nuestros hermanos que era ciego de tratamiento de la diabetes recibió tratamiento unos días más tarde. Lo tomábamos como un signo. Continuábamos a mostrar la verdad que estos hospitales ricos estaban dando la espalda a millones de personas. El resultado, dijimos, fue una brecha de la muerte de veinte años, los inasegurables murieron veinte años temprano. Era la verdad y lo dijimos.

En los últimos veinitun días nos unimos con el padre Landaverde y las familias de la misión de Virgen de Guadalupe en una huelga de hambre. Ahora hemos conseguido que siete hospitales hayan unido a una mesa de responsabilidad para brindar atención a los indocumentados, y siete de nuestros ciudadanos están en el proceso del trasplante.

Creemos con todo nuestro corazón que el movimiento para forzar la atención de la salud para los indocumentados fijará el sistema para todos los inasegurados. La piedra que los constructores querían tirar será convertido en la piedra angular de un sistema nuevo y justo de salud.

 

 ¿Qué ha sido la causa de que muchas personas no hayan enfrentado a Obama en los últimos dos años? ¿Porqué guardaron silencio mientras fueron deportadas más de un millón de personas? Cuando Obama y los demócratas pasaron su reforma de seguro médico y excluyeron a los indocumentados – de hecho, lo hizo ilegal que los indocumentados compraran seguro de salud – ¿por qué se quedaron calladas tantas personas?

Con razón, la gente tiene miedo. Si se resisten, si hablan, podrían perder todo lo que tienen. Y, a luego, existe la esperanza: lo qué sucede a los demás me puede pasar a mí. Mi vecino, mi hermano, puede ser deportado, pero quizás a mí no. Mi vecino, mi hermana, se puede enfermar y ser rechazado en el hospital – pero quizá la enfermedad no me vaya a tocar a mí. Tal vez tenga suerte. Permítanme ser cuidadoso. Tal vez el país cambie por cuenta propia. Tal vez yo sólo pueda vivir bien aquí, tal vez allí realmente sea un sueño americano. Tal vez pueda tener esto.Y estamos tentados a mentir mutuamente – porque es más fácil que decir la verdad.Pero que es lo que dicen las Escrituras?

El Señor está conmigo, y no tendré miedo;¿Qué me pueden hacer los demás seres humanos? El del Señor está conmigo, él es mi ayuda. Veré el triunfo sobre mis enemigos. Es mejor refugiarse en el Señor que confiar en el hombre. Es mejor refugiarse en el Señor que tener fé en los poderosos.

Y eso es lo que hicieron los discípulos: ¡dependían del Señor! Eran libres de miedo. Dijeron la verdad y vivieron en la verdad. Habían conocido a Jesús y sentían que tenían un propósito, un destino dado a ellos por Dios.

 

La verdad cura. Vivir en la verdad permite que el amor fluya libremente. Pero una mentira puede destruir un matrimonio – o una amistad. Mentimos porque es más fácil que decir la verdad. Mentimos porque luego no tenemos que cambiar lo que sabemos es malo en los ojos de Dios. Y cuando mentimos entonces el amor y la amistad mueren igual como Ananías murió.

Si dependes de personas, de en una nación que te desprecia, quedarás decepcionado. Estarás usado y abusado. Si estás abusado, castigarás a las personas que te rodean. Es la verdad que te hace libre, y libertad resulta en valor y el amor crece en el suelo de valor.

Jesús llamó a los discípulos para seguirlo, para caminar en sus pasos. Y Jesús te llama todavía. Él te pide a invitarlo entrar en tu corazón, a tener fe en los maneras de Dios, para que te conviertes en su discípulo.

El Señor te llama a la “La puerta del Señor, por la que entran los justos.” Una familia que está unida por la rectitud no puede ser separada o dividida. Una hija que ha visto a su padre quedarse fuerte nunca puede girarse contra él. Un marido que ve la fuerza y el valor de su esposa – y la honra por su valor – nunca la traicionará, nunca le mentiré. Y lo mismo puede decirse de los lazos entre las familias de la Iglesia, del pueblo de Dios.

Recuerde que los discípulos, llenados del Espíritu Santo, dijeron la verdad de la inocencia bendita de Jesuscristo, hablaban de la culpabilidad de quienes lo asesinaron. Ofrecieron curación al pueblo – y ofrecieron perdón a aquellos que habían vivido en temor y en mentiras y en autoengaño. Ofrecieron hacerles dejar de lado los celos y la ira y dar su vida en servicio a las maneras del Señor. Y el Señor ofrece lo mismo a cada uno de nosotros cuando hacemos un compromiso para caminar en los caminos de Jesús y los discípulos.

 Incluso más que eso, nuestra lucha nos ha mostrado que Dios tiene su mano sobre nosotros. Nos podríamos haber pensado que llegamos aquí por nuestra propia elección. Posiblemente hayamos sido confundidos de por qué vinimos. Pero nuestra lucha está revelando a nosotros la verdad que Dios ha plantado un pueblo aquí. Tienes un destino, un destino que te llame para transmitir a tus hijos, un destino que les une.

 Cada uno de ustedes son una de las piedras que los constructores tiren a la basura que va a ser la piedra angular de una nueva vida para el pueblo de Dios, una nueva salvación para el continente de las Américas.

 

Las Sagradas Escrituras para la quinta semana de Pentecostés

Salmos 118 Bendito el que viene en el nombre del Señor.

Desde mi angustia clamé al Señor, y él respondió dándome libertad. El Señor está conmigo, y no tengo miedo;¿qué me puede hacer un simple mortal? El Señor está conmigo, él es mi ayuda; ¡ya veré por los suelos a los que me odian! Es mejor refugiarse en el Señor que confiar en el hombre. Es mejor refugiarse en el Señor que fiarse de los poderosos. Todas las naciones me rodearon, pero en el nombre del Señor las aniquilé. Me rodearon por completo, pero en el nombre del Señor las aniquilé. Me rodearon como avispas, pero se consumieron como zarzas en el fuego. ¡En el nombre del Señor las aniquilé! Me empujaron con violencia para que cayera, pero el Señor me ayudó. El Señor es mi fuerza y mi canto; ¡él es mi salvación! Ábranme las puertas de la justicia  para que entre yo a dar gracias al Señor. Son las puertas del Señor, por las que entran los justos. ¡Te daré gracias porque me respondiste, porque eres mi salvación! La piedra que desecharon los constructores ha llegado a ser la piedra angular. Esto ha sido obra del Señor, y nos deja maravillados. Éste es el día en que el Señor actuó; regocijémonos y alegrémonos en él. Señor, ¡danos la salvación! Señor, ¡concédenos la victoria! Bendito el que viene en el nombre del Señor.


Hechos 5:1-6   Ananías y Safira

 Un hombre llamado Ananías también vendió una propiedad y, en complicidad con su esposa Safira, se quedó con parte del dinero y puso el resto a disposición de los apóstoles. —Ananías —le reclamó Pedro—, ¿cómo es posible que Satanás haya llenado tu corazón para que le mintieras al Espíritu Santo y te quedaras con parte del dinero que recibiste por el terreno? ¿Acaso no era tuyo antes de venderlo? Y una vez vendido, ¿no estaba el dinero en tu poder? ¿Cómo se te ocurrió hacer esto? ¡No has mentido a los hombres sino a Dios! Al oír estas palabras, Ananías cayó muerto. Y un gran temor se apoderó de todos los que se enteraron de lo sucedido. Entonces se acercaron los más jóvenes, envolvieron el cuerpo, se lo llevaron y le dieron sepultura.

 

Hechos 5:11-19   Los apóstoles sanan a muchas personas

 Por medio de los apóstoles ocurrían muchas señales y prodigios entre el pueblo; y todos los creyentes se reunían de común acuerdo en el Pórtico de Salomón.  Nadie entre el pueblo se atrevía a juntarse con ellos, aunque los elogiaban. Y seguía aumentando el número de los que creían y aceptaban al Señor.  Era tal la multitud de hombres y mujeres, que hasta sacaban a los enfermos a las plazas y los ponían en colchonetas y camillas para que, al pasar Pedro, por lo menos su sombra cayera sobre alguno de ellos.  También de los pueblos vecinos a Jerusalén acudían multitudes que llevaban personas enfermas y atormentadas por espíritus malignos, y todas eran sanadas.  El sumo sacerdote y todos sus partidarios, que pertenecían a la secta de los saduceos, se llenaron de envidia.  Entonces arrestaron a los apóstoles y los metieron en la cárcel común.  Pero en la noche un ángel del Señor abrió las puertas de la cárcel y los sacó.

 

 

Advertisements
Posted in: Uncategorized